Habilidades comunicativas el juego del calamar

Habilidades comunicativas del personaje principal del juego del calamar

En este artículo analizaremos 2 de las habilidades comunicativas del personaje principal del juego del calamar. Y la verdad es que de esta serie se pueden sacar muchas lecciones sobre las habilidades comunicativas que son recomendables adquirir y potenciar en nuestro día a día.

De hecho si te interesa cómo comunicarte de forma consciente y eficiente te recomendamos que leas también este artículo más específico

¿La mentira es una habilidad comunicativa?

La respuesta es sí, y su uso implica diversas intenciones comunicativas.

En esta cena el protagonista intenta mentir a su hija sobre el golpe de su mejilla pero fracasa en su intento ¿Por qué?

Las mentiras se pueden detectar de muchas formas sin necesidad de medir el pulso cardiaco. De hecho todos podemos detectarlas fijándonos en varios parámetros, en los cuales solemos fijarnos pero muchas veces lo hacemos sin darnos cuenta. Los factores que más nos delatan son:

  • La voz
  • El contacto ocular
  • Inclinar la cabeza o desviarla mientras se miente
  • El movimiento corporal (moverse de forma exagerada o por el contrario quedarse estático)
  • Gesticulación facial inusual a la habitual
  • Respiración superficial o excesivamente profunda (debido a la sensación de necesitar aire)

Como dato curioso existe el perfil de logopedas forenses que se encargan de analizar las alteraciones en la modulación y prosodia de la voz, así como de la respiración y la comunicación no verbal.

La habilidad de mentir

¿Por qué es una habilidad comunicativa? Porque es un recurso que utilizamos a menudo, ya sea para evitar las consecuencias de algo, quedar bien ante alguien o incluso por pereza de explicar la verdad. De hecho la mayoría de artículos mencionan que mentimos hasta 200 veces de media al día, incluyendo las contestaciones de bien a la pregunta ¿qué tal estás? ¿Será verdad que mentimos tantas veces?

El caso es que no saber mentir o mentir demasiado tiene consecuencias graves para crear un vínculo de confianza con la demás personas.

En esta escena queda claro que su hija no confía en su padre y sabe que le miente pero no dice nada. Muchas veces subestimamos la capacidad deductiva de la persona a la que mentimos, por lo que si la mentira es muy obvia o no sabemos cómo mentir da igual qué tan ingenuo/a creas que sea, se va a dar cuenta de que le mientes.

Dato curioso

¿Sabías que los niños pequeños empiezan a saber que pueden mentir entorno a los 3 años?

Hacer visible tus miedos

Comunicar de forma inteligente que estás en peligro puede llegar a ser una estratégia para evitar que alguien te agreda.

Las personas que suelen meterse con alguien por lo general buscan a alguien que no les de problemas, ni mucho menos que llamen la atención de las demás personas. Es por ello que en esa escena el agresor se muestra desconcertado frente a la actitud del protagonista.

En definitiva, nunca te quedes callado/a, cuanta más gente sepa lo que está pasando es mucho más probable que la agresión no se produzca, lo que no se vé se ignora, no dejes que tu dolor se ignore.

Publicaciones Similares