claudia carrascal

Lo Mejor de Ser Logopeda por Claudia Carrascal ❤️

Acepta lo que eres y aplícalo en la logopedia. Si has hecho formación musical, te gustan las manualidades, haces teatro… Todos esos conocimientos más allá de lo académico tienen cabida en una sesión, porque forman parte de ti.

Claudia Carrascal

¿Quién eres y a qué te dedicas?

Me llamo Claudia, aunque en redes sociales me conocéis como @logopediacarrascal.

Soy logopeda en el centro Adelante Clínica de Logopedia en León. Aunque ahora he aparcado un poco ese lado de mi vida profesional, también soy profesora de inglés.

Estudié Logopedia en la Universidad de Valladolid y también hice el Máster de Investigación Logopédica en Trastornos Degenerativos y Daño Cerebral en la Universidad de Granada.


¿Por qué decidiste dedicarte a la logopedia?

La verdad es que la logopedia y yo nos encontramos por “accidente”.

Acabé el bachillerato y tenía muchas dudas, porque no tenía claro qué hacer ni a qué podía acceder con la nota que tenía. Valoré muchas cosas, desde Fisioterapia hasta Filología Inglesa, pero nada me convencía.

Un día mi madre me trajo el programa académico de Logopedia impreso porque ella pensó que era la profesión indicada para mí, y me animaba a echar un vistazo para ver si me encajaba.

Por otro lado también me llamó la atención el documental “Ser logopeda”, que publicó hace años el Consejo General de Colegios de Logopedas.

Por lo tanto, con toda la información delante, me di cuenta de que el grado en Logopedia tenía muchas cositas de las que me han gustado siempre, así que me tiré a la piscina. Y ni mi madre y yo nos equivocamos.


¿Cuáles eran tus expectativas de ser logopeda antes de conseguir tu primer trabajo?

La verdad, no tenía expectativas, pero porque no tenía claro qué había que hacer para “ser logopeda”, de hecho tenía muchas preguntas por resolver y pocas fuentes donde consultar esa información.

  • ¿Necesitas una habilitación?
  • ¿Hay que hacer máster o vale con la carrera?
  • ¿Me puedo doctorar? Tenía muchas preguntas y pocas fuentes donde consultar esa información.

Hay una cosa que he echado en falta siempre de la formación universitaria, y es la orientación laboral. Sales de la universidad con un título bajo el brazo, que se supone que te permite acceder al mundo laboral, y piensas: ¿Ahora qué hago con esto? Creo que la mayoría hemos pasado por eso, pero sobre todo porque nos falta ese conocimiento sobre lo que hay.

Hay muchas otras cosas que tampoco se suelen explicar, o no se le dan la importancia que merecen en la formación. Por ejemplo:

  • ¿Cómo se hace un informe?
  • ¿Cuánto vale o debería valer mi tiempo para poner precio a mis sesiones?
  • ¿Cómo me comunico con las familias o con otros profesionales?
  • ¿Existe algún manual de supervivencia para logopedas? 😂

¿Algún consejo para las personas que están a punto de graduarse como logopedas?

Hay dos cosas que me parecen fundamentales en la práctica logopédica: la honestidad y la curiosidad.

Honestidad con uno mismo y con los demás, porque hay que reconocer las propias limitaciones y no tener miedo a expresarlas. No hay nada de malo en reconocer qué es lo que no sabes o tus limitaciones, porque siempre hay algo nuevo que aprender. Y dentro de esto, también hay que reconocer tus propios valores y tu currículum “extra-logopédico”. Por ejemplo, yo he sido monitora en scouts mucho tiempo y tengo un pequeño repertorio de actividades hechas con mis peques que a veces adapto para las sesiones.

Acepta lo que eres y aplícalo en la logopedia 🥇(en LV estamos muy de acuerdo con esto 🙌). Si has hecho formación musical, te gustan las manualidades, haces teatro… Todos esos conocimientos más allá de lo académico tienen cabida en una sesión, porque forman parte de ti. Creo que, si te pones a ti en valor tanto para lo que sabes hacer como lo que no, sacarás mucho más.

Y también hay que tener curiosidad porque, en esta profesión nunca vas a terminar de formarte o de aprender del todo. No siempre tenemos ganas de aprender, es cierto, pero es algo inevitable. Sé crítico con las formaciones, porque no todo vale, y no tengas “Síndrome de Diógenes de títulos y formaciones”. A veces para aprender basta con hablar con compañeros que te puedan aportar un poquito de su experiencia, leer algún libro o artículo o incluso ver un par de episodios de esa serie de la que tanto hablan los peques que vienen a verte.

Y, por último, no desistas. Si la logopedia es lo que quieres en tu vida, peléala. Yo he sido hasta dependienta en el camino, y estuve al borde de dejar la logopedia muchas veces, pero no me arrepiento de ninguna de las cosas que he hecho para llegar hasta aquí.

Contacto Claudia Carrascal

Adelante logopedia

Publicaciones Similares

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.