apego emocional madre e hijo

¿El apego explica parte de tus interacciones sociales? 🤔

El apego es un concepto muy importante en el desarrollo infantil. La existencia de este vínculo y dependiendo del tipo de apego que experimentemos de pequeños puede condicionar muchas cosas de nuestras interacciones como adultos.

¿Qué es el apego?

Hoy en día la teoría más aceptada del apego es la del psicólogo John Bowlby, según este autor el apego es un sentimiento muy importante que se da tanto en animales como humanos y resulta del vínculo entre el niño y su progenitor o cuidador más cercano (generalmente la madre), que se construye en un periodo crítico del desarrollo del niño. Sin embargo, de la relación del niño y el ambiente podemos diferenciar varios tipos de apego en función de las del conductas bebé.

¿Por qué influye el apego en tus interacciones sociales?

Según Bowlby el apego es un vínculo afectivo que empieza a desarrollarse desde las primeras 6 semanas de vida hasta los 6 u 8 meses. Esto coincide con la etapas iniciales del desarrollo comunicativo fundamentales.

Aproximadamente de los 2 a los 5 meses de vida tiene lugar la etapa de la interacción cara a acara. Esta etapa es importante para la regulación de la atención. Mientras que de los 5 a los 8 meses tiene lugar la etapa de temas compartidos lo que supone un gran avance en la comunicación y fundamental tanto para la adquisición del lenguaje como para el desarrollo de las habilidades comunicativas.

Por lo tanto, durante este periodo de tiempo el bebé va desarrollando un vínculo afectivo que varía dependiendo de cómo su entorno se comunique con él. Además el desarrollo de este apego se da en una etapa crítica, por lo que después de está no podrá volver a darse. Generalmente el apego alcanza su auge alrededor de los 8 meses y 2 años de vida, pero se sigue desarrollando hasta los 6 años.

La falta de apego en la infancia se asocia a dificultades para construir relaciones estrechas y cercanas con los demás porque es el primer vínculo que formamos al venir al mundo.

De hecho Bowlby observó como niños/as criados en orfandad tenían dificultades para construir relaciones estrechas y cercanas con los demás debido a la falta de un apego seguro.

Tipos de apego

La psicóloga estadounidense Mary Ainsworth (1913-1999), propuso una técnica para estudiar la calidad del apego entre el niño y su madre durante los dos primeros años de vida del niño. Para ello, junto a su equipo de trabajo iniciaron su investigación partiendo de la base de que un vínculo afectivo apropiado suministra unos sentimientos de seguridad en el infante que se hacen muy evidentes con la presencia de su madre. Esta seguridad anima al niño a investigar con más constancia el entorno que lo rodea.

El experimento de Ainsworth y sus compañeros consistió en crear en un laboratorio un ambiente que invite al niño a explorar durante ocho fases, en las cuales el niño iba sufriendo separaciones y encuentros con su madre y con una persona extraña para él. Tras el experimento se identificaron tres tipos de apego:

Seguro

Se caracteriza por la ansiedad del niño cuando la madre se separa de él y el reaseguramiento del niño cuando ella vuelve.

Las madres de estos niños suelen ser bastante efectivas y razonables. Tienden a identificar las necesidades de sus hijos/as y les ayudan a solventarlas. Además, suelen pasar tiempo y jugar con sus hijos/as de tal forma que refuerzan el vínculo que los une.

Las madres y los padres que fomentan este tipo de apego suelen gestionar bien sus emociones y pensamientos, esto favorece a que sus hijos también lo hagan.

Evitante

Cuando el niño tiene poca ansiedad durante la separación y desinterés cuando ella vuelve. Estos niños suelen poner cierta distancia de objetos y personas que para ellos pueden resultar amenazadores. Los términos que se utilizan para este tipo de niños es el de huida o evitación, ya que suelen ser más desconfiados.

A estos niños/as les cuesta más acceder a sus recuerdos positivos, centrándose todos sus recuerdos en malas experiencias, y causando de esta manera que sean desconfiados, teniendo dificultades para acercarse a otras personas.

Resistente

El niño se muestra muy ansioso cuando su madre se va, pero también sigue estando ansioso cuando ella vuelve, no consigue tranquilizarse. Los niños que actúan de esta manera tienen muy limitada su exploración y juego, se perturban demasiado ante la separación con su madre o cuidador principal y tienen problemas en volver a tranquilizarse.

Aquí podrás ver el experimento que se realizó ¿Serás capaz de identifica el tipo de apego?

Una figura principal reflexiva aumenta la probabilidad del apego seguro del niño, el cual, a la vez, facilita la evolución de la capacidad de mentalizar, o sea, que considera que la armonía en la relación entre el niño y su madre participa a la emergencia del pensamiento simbólico.

¿Cómo reforzar el vínculo afectivo con tu bebé?

  • Pasa tiempo con tu bebé: Los primeros años de vida son los más importantes y aunque parezca que el único objetivo sea el de que diga sus primeras palabras o que empiece a caminar, antes de eso, hay muchos procesos que determinan un adecuado desarrollo de nuestro pequeño.
  • Utiliza juegos de contacto visual: Juegos como el cucu tras ayudan al bebé a trabajar la sensación de que su madre o padre desaparezca por unos segundos. Tan solo colocando tus manos delante de tu cara tu bebé reaccionará como si hubieses desaparecido, sin embargo lo reconfortante y divertido viene luego, que es cuando vuelves a parecer. Este juego tan sencillo ayudar a atenuar en el futuro la ansiedad que el niño pueda sentir cuando no estes con él.
  • Utiliza objetos compartidos sensoriales: Utiliza objetos con texturas suaves y reconfortantes con las que puedas jugar y acariciar a tu hijo/a. Los bebés si duda disfrutan de los estímulos táctiles, estas texturas pueden llegar a calmarlos en momentos de ansiedad ¿Te suena la manta protectora? que se sientan calmados al tener su mantita no es coincidencia, es parte del vínculo que formó contigo al interactuar con ese objeto. Pero no tengas miedo, que recurra a estos objetos en un momento determinado no implica que toda la vida dependa de su mantita, cada etapa tiene sus estrategias y utilizar este tipo de objetos puede ayudar mucho.

Recursos para reforzar vínculos afectivos

Aquí te dejamos unos recursos que pueden resultar muy reconfortantes y efectivos para trabajar el apego, sin embargo te recordamos que no son estrictamente necesarios, no hay mejor estímulo para tu bebé que el que le puedes dar tú misma/o.

Una textura muy suave e hipoalergénica ideal para juegos de contacto con tu bebé y para trabajar el apego en las primeras semanas.

Este es un peluche sensorial muy especial. Lo puedes incluir cuando juegues con tu hijo y a la vez asociarlo a un estado de calma que le permite relajarse cuando tenga miedo o ansiedad.

Necesito uno 🤗

Este es un recurso sensorial muy recomendado para trabajar con tu beb̩ a trav̩s de todos los sentidos. Puedes trabajar con ̩l en todas las primeras etapas de su desarrollo (de 0 Р24 meses)

Carrillo, S. (1999). Marv Salter Ainsworth (1913-1999). Revista Latinoamericana de psicología31(2), 383-386.

Holmes, J., y Holmes, J. (2014). John Bowlby and Attachment Theory (2nd ed.). Routledge. https://doi.org/10.4324/9781315879772

Pedraza, P. P., y López, T. S. (2006). Desarrollo de la comunicación y del lenguaje: indicadores de preocupación. Pediatría atención primaria8(32), 111-125.

Publicaciones Similares